Si bien SpaceX no logró un lanzamiento dominical doble como estaba planeado, la compañía aún logró una hazaña poco común. En lugar de lanzarse hacia el este como cualquier otro cohete de Cabo Cañaveral, el Falcon 9 se dirigió hacia el sur hacia Cuba, cerca de áreas pobladas en la costa de Florida (vía El borde). La misión «SAOCOM 1B» marca el primer «lanzamiento polar» de este tipo desde Florida desde 1969, hecho posible gracias a una exención especial de la Fuerza Aérea para SpaceX.

Los satélites con destino a órbitas polares (donde un satélite pasa sobre los polos norte y sur), generalmente se lanzan desde la base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California. De esa manera, pueden dirigirse hacia el sur directamente sobre el océano sin pasar por áreas pobladas. Por el contrario, los vuelos desde Florida siempre se dirigen hacia el este sobre mar abierto, ya que los vuelos hacia el sur han estado prohibidos debido a la presencia de ciudades como West Palm Beach a continuación.

Sin embargo, debido a los peligros de incendios forestales cerca de Vandenberg, la Fuerza Aérea decidió permitir que SpaceX, y solo SpaceX, se lanzara al sur desde Florida. Hizo la excepción porque el Falcon 9 tiene un sistema automático de seguridad de vuelo que puede destruir el cohete si tiene una anomalía o se sale de la ruta prevista. Es fundamental que el cohete pueda tomar esa decisión sin intervención humana, porque la explosión del motor del cohete puede interferir con los comandos de autodestrucción desde el suelo.

El punto de peligro clave para SpaceX fue poco después del despegue cuando el Falcon 9 bordeó la costa de Florida. La primera etapa cayó antes de que el cohete llegara sobre Cuba, y luego fue lo suficientemente alto como para no amenazar la isla.

Si bien solo el Falcon 9 de SpaceX tiene la exención por ahora, los cohetes existentes y futuros como el United Launch Alliance Vulcan, el New Glenn de Blue Origin y el Falcon Heavy de SpaceX eventualmente estarán equipados con sistemas de autodestrucción automatizados. En ese momento, también se les permitirá volar al sur desde Cabo Cañaveral.

El satélite SAOCOM 1B lanzado por la agencia espacial argentina seguirá una órbita sincrónica con el sol que le permitirá monitorear puntos en la Tierra a la misma hora todos los días. Utilizará un radar para monitorear la Tierra en busca de desastres que puedan afectar su agricultura, minería y otras industrias. El cohete de la etapa uno del Falcon 9 utilizado en el lanzamiento ahora ha volado cuatro veces en total, y volará de nuevo, gracias a otro aterrizaje exitoso cerca de la plataforma de lanzamiento.

Leer también  Los dispositivos Ring pronto funcionarán con los sistemas de iluminación inteligente de Lutron