Telmate, un servicio telefónico penitenciario ampliamente utilizado, dejó expuestos en línea los datos de millones de presos y sus contactos, según Comparitech. La compañía está detrás de una aplicación llamada GettingOut, que brinda a los presos una forma de realizar llamadas de voz / video monitoreadas y enviar mensajes de texto a sus seres queridos. Debido a la naturaleza del servicio, los datos expuestos incluían información identificable y correspondencias personales.

El investigador de seguridad de Comparitech, Bob Diachenko, descubrió una base de datos no segura a principios de agosto que contenía 11 millones de registros de presos y sus contactos, así como 227 millones de registros de mensajes. Los registros de los presos venían con sus nombres completos, delito, religión, el lugar en el que se encuentran, su estado civil, los medicamentos que están tomando e incluso si se identifican como trans. Mientras tanto, los registros de sus contactos incluían sus nombres, su correo electrónico, direcciones físicas e incluso IP, sus números de teléfono y detalles de identificación de su licencia de conducir.

Comparitech dice que el propietario de Telmate, Global Tel Link, aseguró la base de datos pocas horas después de haber sido informado. En una declaración proporcionada por GTL, la empresa culpó del incidente a «las acciones de uno de [sus] proveedores» y aclaró que «no se vieron afectados datos médicos, contraseñas o información de pago del consumidor». Pero dado que la colección ni siquiera necesitaba una contraseña para acceder, los malos actores podrían haberla descargado todo, convirtiendo a los reclusos y sus contactos en objetivos de fraude, robo de identidad y esquemas de phishing. Peor aún, la información podría someter a los contactos de los presos a acoso y discriminación.

Este error de seguridad está lejos de ser la primera controversia en la que GTL y Telmate han estado involucrados. GTL y su subsidiaria han sido acusados ​​durante mucho tiempo de exagerar los precios de los presos y sus familias al cobrarles tarifas de llamadas exorbitantes. Los abogados defensores con los que habló la Iniciativa de Política de Prisiones incluso revelaron que los servicios telefónicos de las prisiones tienen «prácticas de facturación impactantes que hacen que los cargos de llamadas reales sean mucho más altos que las tarifas nominales publicadas».

Leer también  Amazon abre la primera tienda Whole Foods permanente solo en línea